La prestigiosa historiadora Anna Caballé participó en el Seminario Permanente de Biografía e Historia del IUIOG

El salón de actos de la Fundación Ortega-Marañón acogió una nueva edición del Seminario Permanente de Biografía e Historia con la participación en esta ocasión de la historiadora Anna Caballé. Junto a ella, también participaron los historiadores Juan Pablo Fusi, María Jesús González y Antonio López Vega.

El objetivo de este acto fue desgranar el último libro de esta brillante historiadora: ‘El saber biográfico’, una obra que ha sido galardonada con el Premio Jovellanos en su última edición. En su haber también figura el Premio Nacional de Historia por su relato relato sobre la intelectual y pionera del feminismo español Concepción Arenal,  y sus incursiones por las vidas de Carmen Laforet y Francisco Umbral, entre otras. Todos estos trabajos gozan de un enorme reconocimiento académico.

La presentación del acto corrió a cargo del historiador Antonio López Vega, director del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset (IUIOG).  En su intervención, López Vega  destacó las magníficas aportaciones que se proyectan en la obra de Caballé dentro del género biográfico: “Su obra marca del diapasón de nuestra vida biográfica y su ensayos están llenos de rigor académico y buen hacer desde el punto de vista metodológico”.

La historiadora María Jesús González fue la encargada de iniciar un profundo análisis sobre la obra de la que considera una maestra: “para mí es un honor presentar una obra que rezuma conocimiento y gran maestría y que, también, transmite una gran humanidad”. Este libro “se realiza con enorme libertad y con soltura por un el territorio sin mapa que sigue siendo la historia biográfica en España”. Destaca también de Caballé su visión global y selectiva. Sus textos están “llenos de sugerencias que se produce a través de una conversación culta”.

La biografía en España nunca ha desaparecido pero sí es verdad, como afirma el historiador Juan Pablo Fusi, vicepresidente de la Fundación Ortega-Marañón, que a lo largo del siglo XIX y una parte del siglo XX no ha gozado de status académico o de respetabilidad académica. En Anna Caballé se suma el “enorme mérito” de hacer del género biográfico una unidad de estudio dentro de la universidad con la creación de la Unidad de Estudios Biográficos en la Universidad de Barcelona. “La historia en el fondo es esencia una infinidad de biografías y Anna Caballé, remarca Fusi, es central en la recuperación de la biografía en España”.

El turno de intervenciones se cerró con la participación de la  protagonista de este encuentro. Las primeras palabras de Anna Caballé fueron para agradecer su participación en este seminario organizado desde la Fundación Ortega-Marañón: “es un lujo estar aquí y se me hubieran dicho dónde se puede presentar un libro sobre la biografía, pues que mejor que aquí, en la casa de Ortega y Marañón”. La historiadora  destacó la aportación de Ortega al género biográfico: “No hay un intelectual que ha luchado más por la génesis y la cultura biográfica”, a pesar de verse interrumpida en España por la Guerra Civil o por la utilización de este género durante la dictadura de Franco.

Para la historiadora, la sociedad española en su conjunto está viviendo con una bajísima autoestima que también afecta al género biográfico. Su último libro trata de “reivindicar nuestra cultura biográfica, a veces interrumpida y trágica, pero que ha tenido también aportaciones de la mayor calidad” frente a inercias establecidas en otros países, en referencia a ejemplos como Francia o Inglaterra. La cultura biográfica ha tenido muchas “opas hostiles” en favor de cantidad de ideologías de pensamiento que han ido en contra de la biografía para legitimar la historia social o la historia política, según convenía. “Estoy firmemente convencida que el conocimiento de la observación de otras vidas podemos extraer un gran conocimiento para nuestra propia vida y nuestra convivencia”, destaca esta maestra del conocimiento historiográfico.

 

Ver video de la presentación: aquí

 

 

 

Texto: David Gómez

Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset