El Instituto Universitario de Investigación Ortega-Marañón imparte sus clases en una moderna sede en pleno corazón de Madrid

 

“Además de inaugurar una sede moderna, estas instalaciones potencian la vida académica de estudiantes y profesores” Antonio López Vega, director IUIOM.

El Instituto Universitario de Investigación Ortega-Marañón (IUIOM) de la Fundación Ortega-Marañón ha inaugurado una nueva sede para sus programas formativos. Situado en pleno corazón de Madrid, en la calle de la Colegiata y a pocos metros de la plaza dedicada al dramaturgo del barroco español Tirso de Molina, estas nuevas instalaciones vienen a dotar de una mayor infraestructura y mejores servicios a los estudiantes del Instituto Universitario y de los Programas Internacionales de la Fundación. “Era necesario dotar de mejores instalaciones a todos nuestros estudiantes, ahora que emprendemos la segunda fase de rehabilitación de la sede de la calle Fortuny 53 –la sede central- y que hemos logrado alcanzar una cifra récord de matrícula en la mayoría de nuestros programas formativos”, destaca Lucía Sala Silveira, directora general de la Fundación.

En este espacio, además de los cursos formativos de doctorados, másteres universitarios y profesionales, cursos de experto, cursos universitarios, etcétera,  también se organizarán otras actividades académicas y culturales tales como seminarios, conferencias, mesas redondas, encuentros y talleres. El objetivo es ofrecer una experiencia más enriquecedora a todos los niveles y crear un lugar de encuentro moderno, abierto y plural para estudiantes y profesorado.

Compartirán este espacio de convivencia académica más de 300 alumnos procedentes de más de 12 nacionalidades diferentes de Europa, América y Asia. Sobre este espacio de convivencia, el director del Instituto Universitario de Investigación Ortega-Marañón, Antonio López Vega, considera que “además de inaugurar una sede moderna, estas instalaciones potencian la vida académica de estudiantes y profesores. Asimismo, nos permite apuntalar algo que consideramos muy importante en nuestro modelo formativo, como es sumar conocimiento especializado y saber universal a través de  la cultura y la experiencia vital y profesional de grandes profesionales y académicos”.

También los Programas Internacionales de la Fundación desarrollarán en esta nueva sede sus programas académicos sobre lengua y cultura españolas, arte, antropología, filosofía, política, economía y negocios, marketing, neurociencia, psicología y comunicación, entre otros, a estudiantes universitarios, principalmente de la Universidad de Minnesota. Su directora, Estrella Nicolás, resalta que “esta nueva sede ofrece a los estudiantes la posibilidad de desenvolverse en un entorno internacional y, a su vez, obtener una inmersión cultural plena para que esta etapa de su formación sea lo más enriquecedora posible”.

Las instalaciones de la nueva sede de la Fundación están compuestas por 5 aulas de gran capacidad, salas para estudiantes y profesorado, salas de reuniones, sala de grabación y espacios abiertos con el fin de fomentar un diálogo intercultural e intergeneracional.

En la fachada de la sede se puede visualizar un dibujo del artista urbano Krishna, realizado en grafiti donde se representa de forma muy visual una madre y su hija disfrutando de la lectura de un libro bajo un árbol, teniendo de fondo el skyline de Madrid. El mensaje de esta obra queda libre a la interpretación de cada usuario.

Historia de la nueva sede

El local de la calle de la Colegiata, donde ahora se ubica la nueva sede de la Fundación en Madrid, fue en el pasado una sala cinematográfica conocida como Cinestudio Falla. Se sitúa dentro del área urbana denominada Madrid Centro, considerado el barrio más antiguo de la ciudad. En torno a este lugar, es fácil observar un conjunto arquitectónico y cultural de enorme valor: el Palacio Real de Madrid, la Plaza Mayor, la Puerta de Toledo, el Palacio de las Cortes, entre otros muchos edificios históricos, junto a un sinfín de monumentos representativos de una ciudad, Madrid, cuyo origen se sitúa en la segunda mitad del siglo IX, con la construcción de una fortaleza al margen del río Manzanares por mandato del emir Muhammad I. Esta impresionante huella del Madrid histórico, también político y comercial de distintas épocas, se mezcla al mismo tiempo con el Madrid más internacional, desenfadado, artístico, divertido y alternativo.

 

Fotos de la nueva sede

Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset